Naturalmente inmortal

Naturalmente inmortal
February 23, 2015 admin

Naturalmente Inmortal

Nos encontramos muy lejos de aquellos días cuando las plantas, artificiales gritaban a todo pulmón su plástico estirpe. Avances tecnológicos y mejoras de fabricación, han logrado que para hacer la distinción entre auténtica y permanente, se tenga que recurrir a una inspección cercana y detallada, que a menudo se ve seguida de una afirmación bajita e incrédula que suena “ayyy, pero ‘e de verdáaaa…”.

Esto se ve a diario en Florenzza, una de las más finas floristerías de Santo Domingo cuyo talento creativo y reputación, ha hecho de su nombre, sinónimo de los más distinguidos arreglos florales naturales, y uno de los más solicitados coordinadores de eventos del país… pero guardan un pequeño secreto: cuentan con una de las más variadas selecciones de flores permanentes disponibles en el mercado local.

La conveniencia y atractiva estética de los materiales permanentes, se han convertido en uno de los detalles más críticos del diseño arquitectónico residencial y comercial, se consideran parte de la terminación de cualquier espacio. Los diseñadores han sabido encontrar un aliado en los arreglos permanentes; la combinación correcta de follaje y envase, resulta una obra que de por sí complementará su entorno, sin importar que el espacio sea contemporáneo o tradicional. Al principio, muchos dudan de comprarlas, hasta que encargan el primer arreglo y notan las reacciones de la visita. Las señoras Olga y Lorren Abott, propietarias de Florenzza, explican: “las flores permanentes de hoy son tan reales, que los diseños incluyen hasta imperfecciones que antes solo se veían en las plantas naturales… y cuando se presentan con el diseño y el envase correcto, el efecto es prácticamente indistinguible.” La variedad de flores y follaje es sorprendente, además de los envases que los harán florecer; cerámicos, acrílicos, metálicos o de cristal. Es muy divertido ver una persona curioseando un arreglo permanente; sólo cuando lo tocan, es que se ven satisfechos, y ese -precisamente- es el punto, lo mejor de dos mundos; una belleza que no podrá marchitar.

Ver catálogo de flores permanentes aquí

Artículo publicado en la revista Comtempo Diseño de Sto. Domingo